martes, 29 de diciembre de 2009

Cuando Nadie Llora

No soporto tu llanto.
Tus lágrimas duelen.
Dañan y duelen.

Tejeré tiempos de seda
para vestirte la vida,
con caricias de miel
y pasos de nubes.


No soporto tu llanto.

Cuando tú lloras,
todos los ríos
desembocan en mí.
Soy un mar desbocado,
que sobresale y desborda,
inhunda tierras y casas,
rompe caminos y sendas,
ahoga risas,mutila besos.

Me dueles.

Cuando tú lloras,
yo me deshago.
Soy tus añicos,
tu cristal roto,
tu herida sangrante.

Cuando tú lloras,
no estás sin nadie.

Núnca.

Estás conmigo.

1 comentarios:

R. dijo...

"Soy tus añicos,
tu cristal roto."

Wow. Es curioso como a veces todas las palabras del mundo encajan perfectamente con nuesta vida. Gracias, sigo leyendo.

Publicar un comentario